viernes, 10 de agosto de 2012

Los malos hábitos

Hoy paso algo que me rompió el corazón

"gordita"...mi novio me llamo así... y lo que mas me dolió fue que la frase completa fuera "pero si tu no comes, ¿por qué eres gordita?" Dios! que ganas de salir corriendo... justo me lo dijo cuando íbamos caminando por la calle y me quede como en un vació, con ganas de que me atropellara un carro.

¿Que podía responder? "No me jodas! eso es lo que llevo preguntándome toda mi vida"??
Que tristeza tan intensa, claramente mi animo se fue contra le piso y el día se volvió tan nublado.

Hacia tiempo no me sentía tan mal conmigo misma... por lo menos, aun cuando se que soy gorda, hace mucho no sentía ese dolor y esa vergüenza de ser así.

Creo que durante los últimos meses había logrado convencerme a mi misma que era mas importante ser inteligente, ser divertida... pero, cuando la personas que quieres te dice que eres gorda, es porque aunque tu creas que eso no importa, si importa y muchísimo.

Ya me decía yo, que era raro que un hombre me quisiera como soy... como una maldita bolsa de grasa... y no se porque, en algún momento creí que él, podría ser ese hombre que pudiera ver mas allá de mi físico.

Es terriblemente injusto... saber que como muchísimo menos que otras personas, que procuro hacer ejercicio, que tomo bebidas para ayudar a mi metabolismo... y soy tan tan gorda, que por mas que me esfuerce mi cuerpo es una vergüenza.

Que insoportable este odio que siento por mi físico... me siento mal por odiarme, ey! pero si tengo alguna que otra virtud, soy "bonita" no?... de cara bonita... de ojos claros... de piel blanca... pero, creo que me duele no ser la mujer que él quisiera tener realmente a su lado.

Incluso llegue a oscurecer mi cabello y pensé en broncearme para parecerme mas al ideal que él tiene.

Y me odio por eso, por querer cambiar para satisfacer a otra persona, a una persona, que sin quererlo, siempre termina lastimándome... porque le quiero tanto, que haría lo imposible por ser perfecta para el.

Me siento terriblemente triste, no soporto verme al espejo y estrellarme con la verdad de que si, realmente soy fea... que no soy atractiva y aunque logre bajar de peso, mi cuerpo tiene marcas que nunca podre borrar...

Princesas! hace tanto que no me dolía tanto ser gorda.

1 comentario:

*Püppchen* dijo...

Uy bonita, anímate, a veces los hombres son verdaderamente estúpidos.