martes, 10 de abril de 2012

Cuando nadie me ve

Princesa

Hay un momento de la vida de las mujeres en que decimos: 

Nadie me esta viendo, puedo hacer lo que quiera... tal vez, puedo ser como realmente soy sin que me juzguen. 

Estamos acostumbradas a "tener que ser bonitas" a "tener que sonreír"... 

¿Es mi deber ser bonita? ¿Es mi deber ser alegre? ¿es mi obligación ser perfecta? Claro que es mi obligación. 

Pero no es una obligación ser perfecta para los demás... quiero ser perfecta para mi misma. Solo yo se cuan delgada quiero ser, solo yo se cuan largo y de que color quiero tener el cabello, solo yo se de que color me gusta pintarme las uñas, solo yo se que tipo  de blusas me gustan de verdad. Yo soy la única que me conozco, nadie mas, aunque pase mucho tiempo conmigo y conozca mis secretos sabrá de mi como yo misma. 

Yo soy la única que entiende porque me callo las cosas, soy la única que ama lo que ama y odia lo que odia... nadie mas podría entenderlo a cabalidad. 

Si quiero estar sola es porque así lo quiero, si quiero reír es porque tengo ganas, no para encajar o caerle bien a los demás. 


Es que... a veces las mujeres nos preocupamos tanto tanto por aparentar cosas que no somos. 

Siempre he detestado a las mujeres que no se arreglan, que no cuidan su cabello, que no cuidan sus uñas, que ni se fijan en la ropa que llevan... peor sinceramente es problema de ellas... si ellas así se siente bien, no tengo porque asfixiarme viéndolas. 

A mi me encanta ser mujer, me encanta maquillarme porque me divierto, me hace sentir linda, interesante, me hace sentir mujer...
Me gusta coquetear, sonreír, saber combinar mi ropa y arreglar mi cabello, estar con mis amigos y divertirme.

Pero también me gusta estar sola, me gusta quedarme en sudadera los domingos, me gusta levantarme tarde y trasnochar, me gusta jugar video juegos, me gusta quedarme viendo el techo, me gusta ver películas infantiles, me gusta armar cosas, eme gusta la tecnología, adoro los juegos de lógica y me encanta leer. 

Soy muchas cosas mas de lo que cualquiera podría ver de mi. Ni siquiera mi familia, mis novios, mejores amigos podrían entender cuan compleja soy. 

Son un millón de facetas que solo yo entiendo y que aun todavía sigo descubriendo. 

Si tengo desordenes alimenticios, eso es algo que muchos sospecharan, otros se imaginaran, a otros les sera indiferente... pero solo yo se porque los tengo, como comenzaron y cuanto han cambiado mi vida. 

Si me siento mal conmigo misma solo yo se porque es, solo yo conozco mis defectos y mis errores, mis traumas y miedos...
Yo soy la que le puso un comienzo a esta historia y la que le pondrá un final. 

Yo soy la única que controlo mi

Cuerpo, Mente, Espíritu y Corazón. 

Si quiero ser delgada es por mi misma, no por ti. 


2 comentarios:

L dijo...

Muy buena reflexión... nada más que añadir.

Besos bonita.

Nouvel.- dijo...

tienes absolutamente toda la razón.
Inevitablemente uno sufre, o al comienzo o al final.
Pero se ve un precio tan bajo en relación a todo lo bueno que puede pasar...
Un abrazo. Que bueno tenerte por estos lados otra vez.